viernes, 26 de mayo de 2017

Atractivo Silencio

Hay días de estos como mágicos en los que la siesta de tus dos hijos coinciden cual planetas en el universo y se produce de repente un eclipse de sonido. Te encuentras de repente haciendo un poco de ruido a posta para comprobar que no te has quedado sorda, que en realidad es silencio verdadero. Entonces, te paras y piensas...Y que hago yo ahora? Si digo la verdad, me acostaría. El cansancio se esta conviertiendo en una sensación constante y quiero acabar con eso. Meditaría, pero todavía es muy pronto para meditar, me está haciendo la digestión. El silencio de hoy es tan atractivo que no se puede desperdiciar tan solo durmiendo. Tengo mil camisas por planchar, camisetas de los niños para doblar, todavía queda algo de ropa en mi maleta de este último puente, pero lo que más me apetece ahora es escribir. Tengo varias ideas en mente, historias que llevan rondando hace tiempo en mi cabeza y varios temas que han surgido en los últimos días. Me planteo si es que en realidad tengo tanta necesidad de escribir porque no hablo lo suficiente o es que, tal vez es la única manera en la que me expreso con total libertad. Tengo pendiente la segunda parte de un cuento, basado en hechos reales, pero no es tan bonita como fue la primera, así que no lo voy a forzar, ya le llegara su hora , al cuento y a la malvada hechicera, bueno...no voy a dar pistas.
También tengo entre manos un "fondo de armario". No se si esto existe en términos literarios, pero yo no sabía cómo llamar a estos escritos que no llegan a publicarse pero que poco a poco van creando algo con sentido. Lo ideal sería sentarme frente al ordenador con una taza de café con leche y unas galletitas y escribir hasta que se pusiera el sol( o se despertaran los peques, ja) Pero papa gorila ya ha vuelto y tiene acaparado el ordenador entre trabajos y reuniones por skype. Así que me toca escribir en la pantalla de mi móvil, que además, está rota! Pero no me voy a quejar. He escrito un rato, he disfrutado del silencio y de una onza de chocolate negro . Ya son las 5, es un buen momento para meditar...

Hasta la próxima! 

sábado, 22 de abril de 2017

Todo tiene su hora...el dia que llegó Lilah


A principios de Marzo, precisamente el dia Internacional de la Mujer, acudí a una profesional del ámbito maternal y charle con ella un rato. Habia tenido molestias en el pecho y mi ginecóloga me derivo a ella. Yo iba a consultarle un tema de lactancia pero, hablando de todo, salió el tema de la cesárea a la que me sometí cuando nació Lilah. Después de un rato contándole detalles me sugirió que lo escribiera. Me dijo que tal vez mi experiencia podía servir de ayuda a otras personas.Y yo, encantada.  Ya había empezado a escribirlo alguna vez, pero se me hacía muy duro. De hecho incluso con la motivacion que ella me dio a escribirlo me ha costado un par de meses unir todos los recuerdos, ser consciente de ellos y pasar el dolor que a veces todavía me produce. Necesitaba un empujoncito. Tenia mucho que decir de aquellos días y no había llegado el momento. Pero como bien canta nuestro querido Juan Luis Guerra...todo tiene su hora:


Y esta es la historia del día en que Lilah llegó al mundo:

El día 30 de Octubre, poco después de las 7 de la mañana me levante sobresaltada al oír un ruido, me levante al baño y descubrí que estaba soltando un poquito de liquido, mas de lo que es un pipí normal. Entre a la habitación y le dije a Rubén con una risilla nerviosa: "Creo que tenemos que ir al hospital, aquí pasa algo raro, parece que Lilah ya viene". Era mi primer bebe y como cualquier madre primeriza, me había hecho y desecho mil películas en mi cabeza de como podría ser el momento del parto. Ruben me dijo: "tranquila, tomate tu tiempo, duchate, desayunamos y nos vamos". Así lo hicimos. Al secarme tras la ducha confirmaba que seguía cayendo un liquido transparente piernas abajo. Desayunamos con mi madre y nos fuimos al hospital.
Sobre las 9 de la mañana entré por la puerta de urgencias, una parte de mi estaba tranquila porque no tenia ningún tipo de dolor, además había tenido un embarazo muy bueno. Era probable que me enviaran de vuelta a casa, pero por otro lado, si confirmaban que era liquido amniótico, me quedaría allí hasta que Lilah naciera. Y así fue, en pocos minutos me confirmaron que la bolsa se había agrietado y el liquido amniótico estaba saliendo un poquito por lo que me iba a quedar ingresada en el hospital para esperar a que Lilah naciera.

Alrededor de las 10 de la mañana subí a planta, me asignaron una habitación y me dijeron que me iban a dejar una pelota, debía andar por el pasillo, hacer sentadillas y algún ejercicio mas para ver si me ponía de parto. Me dieron un limite de 4 horas para ponerme de parto "por mi cuenta". En la habitación estábamos mi marido, mi madre y yo. No habíamos avisado a nadie mas, porque podía ser que fuera para largo, así que, comenzamos el día los tres y la pelota. Tengo buen recuerdo de aquel momento. Tuve la suerte de que la habitación que me asignaron tan solo tenia una cama y eso me daba espacio para moverme y hacer los ejercicios sin tener que salir al pasillo. Comencé a tener pequeñas contracciones que poco a poco se iban acentuando y mi marido me masajeaba la zona lumbar tal y como le habían aconsejado con antelación. Aunque con un poco de dolor, las primeras horas fueron buenas, estábamos emocionados, enseguida le íbamos a ver la carita a nuestra pequeña Lilah, estábamos los tres bromeando, incluso sacando fotos "para el recuerdo". Hubo un momento en que, haciendo una sentadilla, se rompió la bolsa. Bien -pensé- otro paso mas, parecía que las contracciones aumentaban. Las cuatro horas pasaron y alguien me recomendó que pidiera una sopa "el día puede ser largo, y no te van a dejar comer nada una vez que bajes a paritorio". Así lo hice, me tomé una sopita de pollo y enseguida me bajaron a paritorio a seguir el proceso. La matrona que estaba de guardia se llamaba Paqui. Hablamos un poco y enseguida congeniamos bien. Me explico todo, me dijo que debido a que la bolsa se había agrietado, el liquido había salido y teníamos una serie de horas limitadas para que Lilah naciera, pero que íbamos a hacer todo lo que fuera necesario para tener un parto natural, lo mas natural posible. 
En algún momento le pregunte a la matrona si debía llamar ya a la familia, me miro y dijo, va para largo, yo le conteste que mis suegros vivían en Barcelona. Entonces dijo, vale, pues diles que vayan bajando, tranquilos.

Me pusieron oxitocina y poco a poco las contracciones comenzaron a ser mas fuertes y regulares. A pesar del dolor, estábamos contentos porque este era el camino para conocer a nuestra peque. De estas horas tengo bastantes lagunas, tan solo recuerdo algunos detalles concretos. En mi mente aparece el reloj de la pared de la derecha, recuerdo que giraba rápido, cada vez que lo mirábamos había pasado una hora mas. También recuerdo que me gustó que los monitores fueran inalámbricos y me pude estar moviendo por la habitación sin problema, ir al baño y coger posturas para aliviar el dolor. La matrona estaba contenta con mi manera de lidiar con las contracciones, parece ser que controlo muy bien el dolor y ella me alentaba diciendo que lo iba a grabar de ejemplo para las clases de pre parto. Mi marido me ayudaba con la respiración cuando venían los picos fuertes de las contracciones y así, pasaban horas y horas. A todo esto, cada vez que comprobaban la dilatación había dos centímetros, tal vez un poco mas, pero no pasaba de ahí.
La matrona me exploraba y ponia caras raras, no sabia en que posición estaba el bebe. Me decia que le podia tocar las fontanelas pero no lograba adivinar en que posición se encontraba. Yo tenia ganas de empujar, pero parecia que el bebe estaba empujando en la direccion equivocada.
Estábamos mas o menos contentos porque nos había tocado un ginecólogo joven y aparentemente "enrollado", pero fue una desilusión cuando comenzamos a conversar y nos hizo comentarios del tipo: "¿Que hacen vuestras familias fuera? ¿Es que piensan que pueden empujar por ti? Decidle que se vayan. Aquí no hacen nada! Mañana serán mas útiles descansados, ya los llamareis cuando nazca la niña" Y nosotros, primerizos que eramos y educados que somos, pues callamos y seguimos a lo nuestro, pero cada vez que abría la boca resultaba mas prepotente.

A eso de las nueve de la noche mis suegros llegaron desde Barcelona y se encontraron con mis padres en la sala de espera de Urgencias.
Mis padres, mis suegros e incluso alguno de mis tíos pasaron la tarde y la noche en la sala de espera. Estaban preocupados, ya llevábamos dentro muchas horas. Mi madre consolaba a mi suegra diciéndole. -"no te preocupes, en cuanto salgan de paritorio, nos dejaran verlas, aunque sea un momentito en el ascensor"-Toda la vida había sido así, así que ellas tenían esa esperanza.

Cerca de las 2-3 de la madrugada el ginecólogo me dijo que tenia que hacerle una prueba al bebe para ver cual era su nivel de cansancio/estrés. Tengo una imagen grabada de la cara de Ruben cuando el ginecólogo introdujo una aguja larguisima y pinchó en la cabecita de la bebe, era para medir el nivel de cortisol. Parece ser que no le gusto lo que vio y en poco minutos me estaba diciendo que no podíamos esperar mas. Tenia que someterme a una cesarea. (*En estos momento que escribo "someterme a una cesárea" me doy cuenta de lo literal que es esta expresión. No podría haber encontrado una palabra mas clara para describir mi experiencia en aquel quirófano: "sumisión")  

En ese momento se me cayó el mundo encima, ¿cesárea? Tal vez fue mi culpa, el hecho de que yo no hubiera barajado para nada esa posibilidad, lo que hizo quedarme en shock por unos segundos. Quería llorar, gritar, querría haber echado a correr, comenzar todo de nuevo. Todo esto paso por mi cabeza en ese momento, pero de repente, en ese caos de pensamientos, encontré los ojos de Ruben que me estaban mirando en mi angustia silenciosa. Decidimos, sin hablar, aceptar la situación tal cual había llegado. Todo va a salir bien, me dijo mientras lo invitaban a abandonar la sala. No podiamos creer que despues de haber estado en el extranjero durante casi todo el embarazo, se iba a perder el nacimiento de Lilah. Enseguida llego la anestesista para ponerme la segunda epidural. Al salir mi marido de la sala, me cayeron dos lagrimones por las mejillas y respire hondo pensando que tenia que ser fuerte por el bebe. No me podía venir abajo ahora que ya quedaba tan poco. Me pincharon de nuevo anestesia, las enfermeras me prepararon en un momento y enseguida estaba de camino a quirófano.

Lo recuerdo blanco, frío y con mucha gente. Me sentía muy desnuda, hacia frío y me comenzaron a preparar. Las manos atadas, el gorrito puesto, la vía y la lucecita roja en el dedo. Una imagen nada comparable a lo que una mujer piensa que puede ser el nacimiento de su primer bebe. Recuerdo gente delante de mi, por lo menos tres, gente detrás. Una enfermera se me presento, me dijo su nombre ( lo recuerdo muy bien pero lo voy a mantener anonimo) y me dijo: Yo estoy aquí contigo, dime como te vas sintiendo. De repente me sentí muy mareada, sentí que me iba y avise a la enfermera. Rotaron la camilla hacia mi izquierda hasta que me recupere un poco y enseguida siguieron. Tenia mucho frío. Comencé a temblar, ni siquiera podía hablar, la mandíbula estaba como bloqueada y se me cerraban los ojos. Yo intentaba comunicarme con la enfermera pidiendo socorro con la mirada. Sentí que me moría. Por un momento pensé que no iba a salir de ese quirófano. La enfermera, al ver que estaba empezando a tener convulsiones, pregunto si era normal. La anestesista estaba tan segura de que no pasaba nada, que te hacia sentir ridícula hasta por el simple hecho de preguntar. La oí comentar, "...se habrán solapado las epidurales..." Por supuesto, no entendí nada. Yo solo sabía que nunca me había encontrado tan mal. En ese momento pensé...y que pasa si ahora me muero? Que forma tan triste de morir. Atada a una camilla, desnuda, fría y sin saber cual es la evolución del nacimiento de tu primera hija. Piensas, si me muero por favor que avisen rápido a mi marido, que esta fuera con las abuelas, que por favor coja a mi niña y la arrulle fuerte para que no le falte calor, ni amor, ni nada…y mientras rueda una lágrima por mi cara y pienso que se congelara al caer en aquel espacio tan metalico. Ya no se si ahí estaba consciente, delirando o que, pero en ese momento volví a la realidad y me di cuenta, a pesar de que desde mi posición no veía nada, de que ya habían sacado a Lilah. Silencio. Todos mis sentidos están alerta para escuchar a mi bebe. Silencio. Comienza de nuevo el barullo de preguntas en mi mente. ¿Ya esta?, ¿nadie me va a decir nada?, ¿ Debo preguntar? ¿ Donde esta Lilah? ¿Por que no llora? Al final pregunté…me dicen que esta muy cansada, ha estado muchas horas tratando de salir y ahora tienen que ayudarle a recuperarse. Alguien apareció por detrás de mi y me dijo: aquí la tienes, es tu hija, ¡dale un beso! ¿Un beso??  Después de nueve meses dentro de mi...¿tan solo le puedo dar un beso?. Yo la quiero coger, arroparla, besarla, mirarle esa carita, los labios tan rojos…intento hacerlo, pero me doy cuenta de que sigo atada. Me la acercan y consigo darle el primer besito y me dicen que se la suben a neonatos para recuperarla. En un ratito estaremos juntas, me digo para mis adentros e intento de nuevo no llorar.

De todo esto hace mas de tres años. He pasado por otra cesárea (muy urgente y nada traumática) y todavía no soy capaz de explicar esta experiencia ( y menos en voz alta) sin que me salten las lágrimas. La única sensación agradable que recuerdo es la mano calentita de la enfermera que me tocaba los hombros y la cara todo el rato para que yo entrara en calor. Es lo único que me hacer recordar que en ese proceso habían personas reales y que no fue tan solo una pesadilla.

Vi a Ruben en el pasillo y le dije, todavía un poco drogada :
cariño buscala, se parece a tu madre. La hora y media que pase sola en la sala de recuperación fue dolorosa. No recuerdo para nada dolor físico, pero me sentí muy sola. Nadie me explico como estaba Lilah ni donde ni con quien. La vi una vez que me subieron a planta. Me pareció extraño no haber visto a mis padres ni a mis suegros, imagine que estarian preocupados y pregunté que porque no habian subido a vernos. Después de estar 16 horas en la sala de espera, los enfermeros y celadores de aquella guardia dijeron que el ginecologo que nos habia atendido habia dado orden de no dejar pasar a nadie a la habitación. Y sin ningun tipo de explicacion más, cerraron la ventanilla de urgencias  y los enviaron a casa. Así se tuvieron que ir a casa, a intentar dormir y esperar al día siguiente para vernos.



A partir de ahi todo fue bien. La niña esta sana y feliz y yo, con un pedazo de cicatriz( bueno, ahora ya tengo dos y cada vez mas orgullosa) pero también estoy sana y feliz. Y debido a que estamos sanas y felices, se nos olvida explicar las malas experiencias por las que hemos pasado. Por no hacer sufrir a nuestras madres o a nuestras parejas, por no asustar a nuestras amigas embarazadas o para no ofender a nuestra matrona que es tan maja...Y ademas,con el sentimiento de culpa de  -"encima que mi hijo esta sano, como me voy a ir quejando...-" nos lo tragamos y lo enquistamos para siempre dentro de nosotras.

Me considero una mujer fuerte y muy flexible, me adapto a cualquier circunstancia y acepto las cosas tal y como me son entregadas. Soy defensora del parto natural, pero estoy agradecida porque dos cesáreas han permitido que mis hijos y yo estemos aquí hoy.  Con este escrito tan solo quiero hacer saber que unas palabra amables, unas manos calientes o una explicación sencilla de lo que esta ocurriendo son expresiones muy valiosas y muy bien recibidas por la mujer que esta dando a luz y para ello no se necesita ningún titulo universitario, tan solo hay que ser consciente de que se esta tratando con personas. Todos y cada uno de nosotros venimos del mismo lugar, todos hemos nacido de nuestra madre. Tal vez siendo conscientes de esto, tan solo hay que preguntarse...como me gustaría que hubieran tratado a mi madre cuando yo nací? Y como siempre, el AMOR es la respuesta..


miércoles, 19 de abril de 2017

Disfruta del camino

Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.
-Confucio-

En estos días de descanso hemos aprovechado para ver a la familia de Almería. Los padres de Ruben han viajado desde Barcelona y juntos hemos ido unos días para las tierras desiertas del sur. Yo iba con la esperanza de playa, estoy recuperando mi tipo y me apetecía broncear el palmito, pero aunque no hemos visto el mar de cerca, hemos pasado unos días maravillosos de descanso, campo, comida y familia.

Hemos conocido a algunas de las nuevas incorporaciones del clan de los Yepes y lo hemos disfrutado muchisimo. Hemos tenido tiempo para meditar, descansar y hasta incluso de escribir algún rato.

Entre todos los buenos momentos seria muy difícil elegir uno, pero puedo destacar algunos: las risas y las canciones de Lilah, los sonidos de los pajaritos que nos despertaron cada mañana y el momentazo en que Pau se hecho a andar por si solo.

Como decía, he podido escribir y quería compartir mis pensamientos, aquí los dejo...

"Vamos de camino a Berja, los niños van dormidos. Les ha costado un poquito, pero enseguida han caído. Nosotros disfrutamos de nuestra antigua y añorada costumbre de conversar mientras conducimos. Siempre nos ha gustado. Durante los últimos trece años hemos hecho miles de kilómetros y muchos de estos han sido en coche. Precisamente, nuestra primera escapada (secreta) allá por la primavera del 2004 fue a Almeria. Nos encanta poner música, cantar fuerte, comer chucherías y hablar de todo un poco. Temas familiares, eventos trascendentales o tonterías sin importancias. En nuestro coche azul hemos tomado decisiones importantes, hemos debatido sobre el futuro de nuestra familia, hemos reído, hemos cantado...y hoy hemos comprobado que aunque hay algunas cosas que cambian, en el fondo todo sigue igual. Antes comíamos donuts y ahora gusanitos biológicos y yogur de cabra con frambuesas y pasas. Antes cantábamos Brian Adams a grito pelado y ahora susurramos porque los peques duermen en sus silletas en la parte de atrás del coche. Pero cuando al rato aparecen las primeras playas de Almeria me invade una sensación extraña, que me calienta el alma y me recuerda lo afortunada que soy. Soy feliz, estoy sana y tengo un marido y unos hijos felices y sanos y nos encanta estar juntos y disfrutar de cada aventura que las vida nos pone delante. Es martes santo y al final del camino nos esperan unos días de descanso, familia y sol. Por no hablar de los manjares culinarios que nos esperan en el cortijo de los tites, barbacoa, morcilla de Almeria, torrijas y el potaje de semana Santa de las Yepes, con sus correspondientes buñuelos de bacalao.

Precisamente anoche, mientras nos comíamos unas empanadas de patatas, típicas de Yecla en Semana Santa, alguien al fondo de la sala hablaba del camino de Santiago. Mi atención se fue rápidamente hacia la conversación. Le estaba dando la cena a Pau y no pude escuchar mucho, pero fue suficiente para que mi cabeza comenzara a hilar...

¿Cuantas personas conocemos que han hecho el camino de Santiago? Cuando le preguntamos por el camino, ¿que contestan? Lo bonita que es la catedral, el diploma que le han dado por terminarlo, lo satisfactorio que es llegar a la plaza del Obradoiro...puede que si, pero con mucha seguridad, donde ponen mas énfasis es en la experiencia del camino en si. La gente maravillosa que han conocido, los lugares espectaculares por donde han pasado, incluso las heridas que se han hecho y como se las han curado. Hablan de las pequeñas (y no tan pequeñas) cosas que crean el camino. El día a día. Un paso que va detrás de otro, que construye el camino, que te hace llegar al siguiente pueblo y así cada vez, consigues estar mas cerca de tu objetivo.

Este viaje me ha hecho pensar de nuevo en lo bonito de disfrutar del día a día. En poner la atención en hoy para llegar a mañana feliz y con fuerzas para poder dar un pasito mas"

Hasta pronto. Disfruta del Camino.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Mi deseo de cumpleaños

 "Cada (tic-tac) es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno lo resuelva como pueda."   - Frida Kahlo-


-¿Has pensado ya cual va a ser el deseo para este año? –me preguntó Rubén. 
Nos dirigíamos al Asador de Aranda a celebrar mi 35 cumpleaños. Ibamos entrando a Barcelona por la Diagonal, camino a la Avenida Tibidabo y nuestros planes eran una buena comida y una visita al Cosmo Caixa para disfrutar de Sapiens, la exposición de Ferran Adriá. Me encanta esa entrada a Barcelona, me gusta ir en coche, abrir un poquito la ventanilla y oler la calles, el movimiento. Me cautiva sus infinitas posibilidades y quedo medio hipnotizada mirando a la gente pasear. Me encanta el efecto del edificio rojo de metal que desde lejos parece de terciopelo, los pisos de techos altos con ventanas limpias y sin persianas, que me permiten por un instante adentrarme en cada una de las historias de sus habitantes…pero en ese momento iba apretujada en el asiento de atrás, jugando al veo, veo con Lilah y de reojo miraba a Pau, que andaba embobado en las chispitas que el sol dibujaba al rebotar en su juguete.

Asi que, entre una cosa y otra, casi no preste atención a la pregunta de Rubén. La escuché de pasada e intenté contestar para no resultar maleducada pero surgió algo bastante típico y sin sentido. Pero, parece ser que algo dentro de mi capto la señal y enseguida la respuesta vino a mi, sin el mas mínimo esfuerzo de tener que pararme a pensar. -“Quiero ser hogar”, salio de mi boca, sin saber muy bien, de donde venía ni cual era el significado de mi deseo.

Rubén, enfocado en encontrar la calle correcta para tomar la Avenida Tibidabo me miro a través del retrovisor con una expresion de "desarrolle su respuesta". Él tiene un sensor especial para detectar lo que viene del trascendente. Por un instante, sentí el deseo, en un momento lo hice mio y pocos segundos despues me llegaba la explicación de esa sensación traducida en palabras.
-"Quiero ser hogar, quiero que mis hijos se sientan en casa con el sencillo hecho de estar conmigo". No se como sonara así, escrito, leído, pero sentido, puedo asegurar que sonó muy fuerte y que definitivamente ese es mi deseo de cumpleaños.

Enseguida llegamos a nuestro destino. Habíamos cenado allí un par de veces cuando todavía eramos novios y me encantó ver aquel lugar de día. Un pequeño palacete con varios espacios llenos de luz, una vajilla preciosa y un ambiente muy agradable, perfecto para celebrar este cumpleaños. Nada mas llegar nos ofrecieron cava y brindamos por un nuevo ciclo, aquel restaurante nos había visto ruborizar en nuestras primeras citas como pareja y allí estábamos, en una mesa de cuatro, donde los colores y los trozos de pan habían robado el lugar de la brillante cristalería.

A la hora del postre, llegaron dos deliciosas milhojas de crema y nata con el numero 35 y dos chispeantes bengalas. A todos nos ha pasado que te cantan cumpleaños feliz en un restaurante y no sabes para donde mirar, pero yo me di cuenta, que esta vez tenia frente a mi el regalo mas grande que la vida podía darme y que no podía dejar de mirarlos. Ruben, Lilah y Pau cantándome la canción más bonita que nunca había escuchado.


Este fue el disparo de salida de un dia genial, lleno de risas y regalos que compartí con mi familia catalana y como siempre, bañado con un cava bien fresquito. Ahora escribo desde Yecla, donde he seguido celebrando mi cumple durante unos dias, ademas el de mi madre y el de mi abuelo Martin, que ya cumple 89! y hoy, por fin, mis peques me han dado un respiro y han decidido coordinar sus horas de siesta para dejarme escribir un ratito...que falta me hace!!

jueves, 24 de noviembre de 2016

En dias de lluvia, be water my friend

El día esta gris. Hace cuatro días que no para de llover y fuera se escuchan rayos y truenos. Tan cerca como hacia tiempo que no los oía. Rubén trabaja, Lilah esta en el cole, Pau duerme y yo todavía llevo el pijama puesto. Es primera hora de la tarde, pero la casa esta oscura y se oye la lluvia caer en la calle. Es curioso como la lluvia, que en las ciudades es sinónimo de caos y suciedad, aqui cae tan limpia, tan fuerte y tan sanadora.

El domingo comenzó a llover a mediodía y hoy es miércoles y sigue lloviendo y tronando. El rio baja imparable, con una fuerza que atrae y te llama a que pares a verlo cada vez que pasamos por el puente hacia Graus. Y es que, la vida sigue, aunque caigan chufos de punta, hay que seguir, que si los papeles del medico, que si ahora al ayuntamiento...  Ayer fuimos a Barbastro porque teníamos cita en la Seguridad Social. Recogimos a Lilah del cole y allá que nos fuimos con una lluvia que caía. Y como somos de lo mas guay, después de hacer los tramites pertinentes, nos dimos un paseito, cada uno con su paraguas, después nos fuimos a tomar un chocolate con churros y cuando íbamos de vuelta al coche, llovía tanto, que una chica salio de una tienda y nos dio cobijo. Dice la chica: pobre familia!!! Lo que no se dio cuenta es que nos habíamos parado para hacer una foto de ese momento tan memorable: el agua cayendo a mares, Rubén y yo con cara de poker y  Lilah quitandose el paraguas para mojarse debajo de semejante diluvio. Pero la chica, con su buena voluntad rompió ese momento tan mágico y yo, volví a la realidad de madre responsable y dije, venga va, vamos a refugiarnos y ya seguiremos cuando afloje. Total, el móvil se quedó sin batería y me quede sin instantánea del momento Arca de Noé. El tema es que no aflojó, de echo todavía sigue lloviendo sin parar desde entonces. pero bueno, estamos en casa, sanos y salvo.

Toda esta historia, la estaba yo contando porque estando hoy en casa, recordaba mis pensamientos en la carretera; si en condiciones normales la montaña es bonita, cuando llueve, esa belleza alcanza su máximo esplendor. Es vida en movimiento. La lluvia cae y la montaña, totalmente trascendental, se mantiene quieta, orgullosa y delicada a la vez. Como un testigo silencioso y regio, sintiéndose mas cerca del mar mientras le sirve de proveedora. Deja el agua caer, ayudandola en su camino y la acompaña sutilmente a encontrar su río, donde fluira con fuerza a la busqueda del infinito, en el que morirá, fundiéndose en uno con el mar.

En días como hoy, veo el agua, tan maleable y tan fuerte a la vez y me veo reflejada en ella. En días como hoy, doy gracias por poder sentir el fluir de la vida, identificarlo y unirme al río que me llevara finalmente al mar soñado. mientras tanto, disfrutaremos del paisaje. En días como hoy, como decía el gran Bruce Lee, be water my friend.




                                                       

jueves, 10 de noviembre de 2016

De Nueva York a Besians!

"En la vida ni se gana ni se pierde, ni se fracasa ni se triunfa. En la vida se aprende, se crece, se descubre, se escribe, borra y reescribe, se hila, se deshila y se vuelve a hilar"

En este momento me siento por primera vez delante del ordenador en mi nueva etapa rural. Entre tanta mudanza, lactancia, acelgas y con la actividad que tiene Lilah, no hay manera sentarse delante de la pantalla. Eso sin contar que Rubén esta haciendo su Master de Maharishi Vedic Science aplicado al deporte, por lo que se minimiza la posibilidad de ponerme a escribir en uno de esos momentos mágicos cuando Pau se duerme a la siesta y da la casualidad de que la comida esta hecha.

Pero bueno, a veces, cuando me bajo a tomar el sol a la puerta de casa con mis vecinos (que tienen una media de 70 años y son todos muy majetes), me conecto a nuestra wifi InterRural y escribo un poco con el móvil mientras recuerdo, con un poquito de nostalgia, nuestros paseos por Bryant Park. Y es que no se puede negar que es el parque mas especial en el que nunca he estado. Sentada en una de las características sillas metálicas de los parques neoyorquinos, llore a lágrima viva una tarde de Diciembre. Aquel gran árbol de Navidad tan bonito,  la gente patinando, música jazz de fondo, y todas las tiendecitas navideñas iluminadas alrededor del parque, como si estuviera en una película! Ahí me di cuenta lo afortunados que éramos, teniendo la oportunidad de estar allí, pasando nuestro primer invierno en Nueva York. Algo, que para muchos era un sueño, para nosotros estaba siendo una realidad. Estábamos viviendo en Nueva York. En fin...(suspiro)!! Seguro que también influyó que estaba embarazada de mi americanico, pero aquel momento fue mágico, de verdad! No me enrollo mas, esto es lo que escribí hace unos días..



"Hace tres meses, tomando un café en el Starbucks's de Park Avenue estábamos hablando sobre la posibilidad de volver o no a España. Allí, con un ice coffee y un bebé de dos semanas (se merece un post para el solo) en los brazos bromeábamos sobre el hecho de venir a vivir a Huesca. Mientras Rubén y Alberto radiaban un partido con acento oscense, yo me tomaba el café mientras miraba a mi madre partiéndome de la risa, pero con el pensamiento compartido de "este es capaz de llevarme pa'huesca! Ay madre!

Surgían de la conversación pequeñas poblaciones como Graus y Barbastro, pero la más aplaudida fue La Puebla de Fantova. Hasta a Lilah le hizo gracia y se pasó varios días con el tonillo cantarín de Huesca. ( y todavía le dura)

Rubén hizo un par de llamadas y en pocos días ya teníamos casa. La nueva aventura estaba en marcha y con ella el nuevo proyecto de una Academia de Rendimiento Deportivo en el Pirineo Aragonés

El pasado sábado hicimos la mudanza. Estamos viviendo en Besians, un pueblito de menos de 50 habitantes., a 10 minutos de Graus. Vamos, que iba en serio. El 15 de Agosto volamos a España, hemos estado un par de meses entre Yecla y Barcelona visitando a la familia y reunificando nuestras pertenencias y ahora ya estamos en nuestro nuevo hogar.

El sábado salimos de Cornellá a las 8 de la mañana y a las 10 y media estábamos en Besians. Con una furgoneta hasta arriba y un equipo de trabajo lleno de ilusión. Si no hubiera sido por ellos, esto hubiera sido mucho más difícil. Pasamos el día limpiando y organizando la casa, con un jaleo que yo me llegue a temer que nos echarían del pueblo antes de llegar. Comimos longaniza de Graus y probamos la crema tostada y vimos que nos podríamos acostumbrar a la zona...

El domingo nos despertamos ya en nuestra nueva casa, los cuatro, por fin solos!! Salimos a conocer Graus y nos encantó su plaza, sus calles húmedas y esa historia que se respira en cada esquina. Ya nos han recomendado acudir a la subasta de la trufa, que se realiza los sábado en los meses de noviembre hasta abril aproximadamente, en la plaza del pueblo.

Ya ha comenzado la semana, estamos empadronados, y en cuanto Lilah comience el cole, empezará la rutina.El año pasado me preguntaba lo mismo, pero en un escenario muy diferente, pero, que tendrá para mí la comarca de la Ribagorza. El tiempo dirá"



Y aquí estamos, en Besians, Lilah ya tiene 3 años, y un par de días después de su cumple comenzó el colegio. Todos los días el autobus escolar viene a recogerla y viaja junto a otros niños que viven en pueblos de la zona. Esta muy contenta y viene cantando canciones de autobús, del cole no nos cuenta nada pero su maestra dice que se le ve feliz, muy suelta y entregada al disfrute y a sus compañeros. En poco tiempo le cambiará el acento...ay madre!!

Besians es pequeño, bonito y los vecinos son increíbles. Desde el primer día acudieron a saludar y a decirnos cada una donde vivía..."estamos para lo que quieras" me decían. y la verdad, que cada vez que bajo a la calle me subo con las manos llenas, que si acelgas, tomates ( tomate rosa de Graus, riquisimo) lechugas, pimientos, judías...esto parece la fiesta de la verdura! y es que además esta buenisimo todo. Los fines de semana llegamos a ser 55 , jejeje...vienen algunas de la nietas de las vecinas, que resultan ser compañera de cole de Lilah y es genial, porque así, Lilah baja a jugar con ellas y en la plaza hay sitio para patinar, jugar con las bicis y tomar el solete.



Es un pueblo, pueblo! Los lunes, miércoles y viernes viene el furgón del pan, los martes el furgón del congelado, que básicamente es un super con ruedas, porque lleva de todo el chico. Los miércoles viene el medico y los jueves, "el practicante" que ahora es época de vacunas. Aquí es todo nuevo y aunque todavía estamos en proceso de adaptación, seguro que con el tiempo, también nos acostumbraremos.

Todo sea por la causa :)

domingo, 5 de junio de 2016

¡Comienza la cuenta atrás!

El pasado sábado llegue a mi semana 36 de embarazo, eso significa que me quedan tan solo cuatro semanas más para llegar a la fecha de parto. El 3 de Julio, ese es el día en el que, según mi doctora, salgo de cuentas. Lilah nació el día de Halloween, como a este niño se lo ocurra nacer el 4 de Julio, esto va a ser una Americanada.

Hoy es domingo, son las diez y media y Rubén y Lilah ya están durmiendo. Ruben ha hecho un mal gesto esta mañana y le duele el cuello, le he puesto un poco de crema a ver que tal se encuentra mañana. Lilah se ha apuntado al masaje y al final han acabado los dos tumbados y yo masajeandolos por turnos ( y eso que tengo los movimientos bastante limitados a estas alturas) Yo también me había acostado, pero la cabeza se ha puesto a dar vuelta y he decidido levantarme y escribir un rato. Pau también esta despierto, no para de moverse: me da patadas, mueve los codos, estira las piernas, incluso puedo notar cuando mueve la cabeza, que ya esta colocada en su sitio, preparado para salir. Mi barriga es enorme. Todo el mundo me pregunta...¿ tu crees que vas a llegar a la fecha de parto? Porque la barriga esta tan grande que parece que ya estoy lista para parir. y creo que mentalmente lo estoy, pero eso solo lo sabe Pau. Confío en él. Esperare con paciencia a que sea el momento en que decida salir, no tengo prisa. Me encantaría desde lo mas profundo de mi corazón tener un parto natural, romper aguas, tener contracciones, sentir el dolor, notar como va llegando el momento, poderlo compartir con Rubén, poder sentir salir a mi hijo y tenerlo cerca, abrazarlo desde el primer momento. Bueno, practicamente todo lo que no pude disfrutar en mi primer parto. Pero estoy tranquila, tan solo tendré fe en que todo sera como tenga que ser.

En la ultima visita al ginecólogo me hicieron la ecografia en la que ven si esta colocado. Y así es, Pau esta listo para salir. A la doctora que hizo la eco le hizo gracia el bebe porque estaba con la boca abierta sacando la lengua para comerse la placenta, dice que tenia mucho pelo, hasta nos enseño el flequillo y nos dijo que ya pesaba 2,500 kg. Ay madre...

En casa ya esta todo preparado. Mi maleta para el hospital esta lista. El teléfono del taxista a mano por si acaso. El cambiador montado, una cuna-colecho para nuestra gran habitación familiar, pañales, toallitas, la bañera, algo de ropita y el resto que llegara volando durante esta semana. Lo básico esta todo en casa, mucho amor esperando a este bebe, una madre esperando a su niño, una hermana mayor emocionada y un padre que se le cae la baba con su princesa y no sabe lo que le espera cuando llegue el segundo.

La habitación es un poema. Tenemos una cama enorme y super cómoda. Creo que es la cama mas grande y más cómoda en la que he dormido desde que salí de casa de mis padres. Lilah tiene su cama también, aunque de vez en cuando duerme con nosotros, le encanta, bueno, nos encanta a todos. Y dentro de poco tendremos también a Pau. Tambien tenemos un mueble, el cambiador, las mesitas de noche. Hemos comprado una cuna-colecho, es como una mini cuna, pero blandita y sin patas, que se pone encima de la cama de los padres y así se puede compartir la cama. Y tiene una lucecita y todo...muy moderna. Parecen muchas cosas para una sola habitación pero en el momento en que entras se nota una calma increible, la ventana da justo a la parte delantera del edificio y las ramas de los arboles están muy cerca y por las mañanas, cuando tienes la ventana abierta se escucha a los pájaros desde muy temprano. Solo tenemos una habitación,  pero nos encanta!!

La verdad que ha sido un embarazo bastante bueno, he tenido altos y bajos, pero en general todo bien. El primer trimestre, pura angustia, ascos y el sentido del olfato tan desarrollado que podía adivinar que estaba cenando cada uno de mis vecinos. El segundo trimestre me pillo en pleno invierno, un poquito de bajón emocional tras la navidad, lloros y descontrol hormonal. Y el tercer trimestre, un cansancio increíble, a veces no me puedo ya ni agachar a recoger las cosas del suelo que Lilah va tirando durante el dia. Además Pau ya esta encajado y siento su cabecita justo ahi bajo y cuando se junta eso con una contracción, pues...que no me puedo mover. Me paro, respiro, se acaba y a seguir.
En fin, lo que viene siendo un embarazo normal. Luego ya si le añades que estamos a unos 6000 kilómetros de la familia, pues ya se complica un poco la cosa. Pero, gracias a Skype, todo esta siendo muy fluido, hablamos con la familia semanalmente y eso te hace sentirte muy cerca.

Hace unos días visitamos el hospital donde nacerá Pau. Tuvimos una reunión con la enfermera en la que hablamos sobre nuestro plan de parto y después nos hizo un tour por las instalaciones de la planta de maternidad. Además hicimos el registro en el hospital para que el día en que llegue (de parto) no tenga que ponerme a rellenar papeles, sino que vaya directa a planta. Toda esta visita me hizo sentir mucho mas tranquila. Estando lejos de casa y con el hospital a 30 minutos en coche, es mejor tenerlo controlado y por lo menos saber donde vas y cual va a ser el procedimiento en cualquier de los casos que pueda ocurrir. Tengo que decir que los paritorios son mas grande que mi apartamento, y parecen super cómodos. Lilah se estuvo columpiando en las mecedora de cada una de las habitaciones que nos enseñaron, y además salio de allí con pañales y gorritos para sus muñecas, esta niña donde va, hace amigos. Estamos seguros de que va a ser una buena hermana mayor!!

Ya son casi las doce, me voy a volver a la cama, que mañana es lunes y en esta casa los días empiezan muy temprano. Esta semana va a ser movidita, aprovechare lunes y martes para organizar la casa, hacer lavadoras y no nos olvidemos que la piscina ya esta abierta, así que tendremos que bajar a disfrutar del sol, además hay que preparar todo porque el miércoles tenemos barbacoa con la gente del trabajo de Rubén, el jueves por la mañana tengo ginecólogo de nuevo y por la tarde llegan los yayos (mis suegros) a Nueva York. Asi que por fin llega los refuerzos, ellos deseando disfrutar de Lilah y de la espera hasta que Pau decida venir. Y yo deseando poder descansar algún que otro rato...

Parece que Pau se ha dormido también así que, solo falto yo...hasta otro rato,

Buenas noches!!



martes, 12 de abril de 2016

Un deseo cumplido...al estilo Nueva York!

Como la mayoría sabéis, prácticamente toda mi vida he estado relacionada con el futbol de una u otra manera, mi padre y mis tíos por parte de padre siempre han sido del Madrid, mi tío por parte de madre del Betis y yo siempre me he decantado por lo que mas me ha atraído en cada momento. De pequeña siempre habia simpatizado con el Betis y me ponia un poco celosilla cuando mis tios se llevaban a mi hermano a algun partido. Pero cuando me mude a Barcelona a vivir, comence a sentir simpatia por el Barça...

Mi hermano, cuñada, tia y primo en un Betis-Elche



Con unos 11 o 12 añitos empece a jugar con mis amigas a futbol sala con nuestro equipo "Las Ibericas" , que al poco tiempo paso a ser Hispania, siendo pioneras en nuestra ciudad con un equipo federado de Futbol Sala Femenino. Pasamos momentos inolvidables hasta que, con el paso de los años cada una siguio su camino y poco a poco lo fuimos dejando. El Hispania sigue ahi, cosechando campeonatos, y confieso que me enorgullece haber sido la primera que se vistió de portera para defender ese equipo!!

Hace unos doce años, conocí al que hoy es mi marido preferido, y desde entonces el futbol ha estado en mi vida, diariamente. Esa ha sido nuestra principal fuente de ingresos y nos ha mantenido hasta hace un par o tres de años. Todo lo que tenemos hoy de una u otra manera nos lo ha dado el fútbol. Tanto lo bueno como lo malo que tiene este mundillo del futbol nos ha hecho aprender, crecer, ser quien somos hoy y estar donde estamos. El futbol me ha dado muy buenos momentos, me ha permitido disfrutar de tardes míticas en campos de, practicamente, todo el levante español. Hemos pasado mucho frio en campos como el de Mataro o Manlleu y lo hemos dado todo en las maravillosas y super calurosas tardes de play-off en el campo del Yeclano, en aquel play-off en Almeria, o el de Huesca, que fue mitico donde los haya.



Familiares de jugadores( incluidos mis suegros y yo) en el partido de Play-Off de ascenso a 2A Huesca-Gavà

He disfrutado de gradas de todo tipo, de cemento, de madera, con sillas de plástico. He visto muchos calentamientos y los aspersores me han hecho correr gradas arriba. He comido pipas para matar los nervios, cafe con leche para matar del frio y muchos litros de cerveza para luchar contra el calorazo de los play-offs.


He pasado unos diez años de mi vida entre la 3ª y 2ª Division B del futbol español. He conocido muchos campos y a mucha gente. He hecho muy pocos amigos, pero los que he hecho, serán para siempre. Nunca he pisado un palco, me hablaban de calefacción, de cava, y yo, aunque he disfrutado mucho de la grada, siempre he tenido esa espinita de como sería ver el partido desde un palco.


Y el domingo pasado, la vida permitió que uno de mis pequeños deseos se hiciera realidad. Ruben me dijo que tenia una sorpresita para mi. Teníamos entradas para ver el partido New York City- Chicago Fire en el estadio de los Yankees. "Alguien especial" había invitado a Ruben a ir al partido. A eso de las 4:30 nos arreglamos, tomamos el tren y nos dirigimos al campo. La verdad que los alrededores del campo están perfectamente diseñados para admirar el estadio en si. Es grandioso, impresionante, notas el peso de la historia en cada paso que te acerca a la catedral del Baseball.




Llegamos a la puerta asignada y después de pasar los controles de seguridad, ya comencé a ver que esto iba a ser una experiencia diferente. Mr. Sanchez? Yes, that's me! dijo Ruben y un señor muy amable nos acompaño en ascensor hasta la planta donde nos dirigíamos. Miramos los tickets y estos decían "Suite 44" . Cuando salimos del ascensor y vi lo que teníamos delante, se me puso una sonrisa que ya no se me quito hasta que volvimos a casa cinco horas mas tarde. Ruben me dijo: Laura, se te ha puesto cara de cateta...jajaja, enseguida se le puso a el también cuando comenzamos a ver las fotos de los protagonistas de taaantas películas ( basadas en una historia real) de baseball que hemos visto y comenzó....mira este...y mira esto...wow! Ahora éramos nosotros los que estábamos en la película. Aunque los alrededores del campo me habían impresionado...esto era otro nivel. 


Un pasillo largo, luminoso, con acabados en madera y todo como muy brillante, llenos de imágenes de los mas grandes del baseball, cuadros con la historia de los Yankees y todas las puertas de las diferentes suites.Una combinación perfecta entre tradición y modernidad. Preguntamos y nos dijeron que nuestra puerta era la ultima, a la izquierda. A lo largo de todo el pasillo habían chico/as de información que acompañaban a las personas que había en el pasillo a las diferentes suites...pero nosotros seguíamos andado. Al fondo, a la izquierda, vimos aparecer una puerta con dos pedazo de "señores de seguridad" impresionantes, altos, vestido de traje, simpáticos y bastante guapetones, la verdad (vamos, como para llevártelos a casa) Al acercarnos, vimos que era nuestra puerta y de nuevo: Your last name, please! Mr. Sanchez? Ok, welcome!!


Nos abrieron la puerta y entramos a la suite presidencial. Aquí me quedo sin palabras para describir... seguro que me quedo corta expresando lo que vi allí. Pero ya no es tan importante lo que vi como lo que sentí...Me senté al fondo de la sala en un taburete y solté alguna lagrimilla al darme cuenta que en toda mi vida en España había tenido esta oportunidad y en siete meses en New York, estaba a punto de disfrutar de un partido en la Suite Presidencial. Si esto era real...esta ciudad estaba empezando a conquistarme!! Cuando volví de mis pensamientos...me di cuenta que ya me sentia como en casa!!


Una gran habitación con sofas, televisores, muchos trofeos, bates de baseball de los mas grandes de la historia. Una barra, unos camareros super amables que te consiguen cualquier cosa que te apetezca, y comida, mucha comida. Una barra de hot dogs, fuentes enormes de palomitas, un delicioso buffet de shushi y makis, olivas, jamón, galletas, snacks, chips con guacamole, mini bistecs con patatas al horno, pasta, ensalada...y una barra de dulces para poner la guinda al pastel, piruletas, fresas con chocolate, pasteles de merengue, chocolate, red velvet. Y al fondo una gran cristalera con taburetes con maravillosas vistas a todo el campo de fútbol y una puerta para salir al palco. En fin, increible, pero cierto!!



Esta es la sonrisa de la que os hablaba...jejeje!!





Te da una pena dejar eso allí...es imposible probarlo todo!!
Llegamos pronto y me alegro, porque parece que así te vas aclimatando al sitio y cuando llega el resto de la gente ( periodistas, familiares de jugadores y algunos invitados mas como nosotros) ya te has acostumbrado al lujo y es como si llevaras toda la vida viendo los partidos desde alli :) Joe, un camarero muy simpatico, se nos acerco a darnos la bienvenida "alguien especial" le había dicho que eramos sus invitados esa tarde. Nos dijo que llevaba 19 año trabajando alli, y nos contó cual es la diferencia en como se ve el deporte en los Estados Unidos y cómo se ve en paises Europeos como España, Italia o el Reino Unido. Aqui (USA) se disfruta de practicamente todo el dia de partido, para ellos es mas importante las relaciones que haces durante el partido, que el partido en si. En Europa el partido es lo mas importante y practicamente nadie habla durante el partido. Joe bromeaba diciendo...solo comen durante la media parte!!!

Nosostros estuvimos bastante equilibrados, disfrutamos del buffet y de la situación...Y ademas de todo esto, también vimos el partido, jejeje. Quedaron empate a cero pero aun así fue interesante ya que hubo un gol anulado y muchas ocasiones por parte de los dos equipos, pero la verdad, nada comparable al fútbol español (o europeo). 


Aqui se observa como cubren el campo de Baseball con placas de cesped para los dias que juega el NYC

Lilah, en su linea, se lo paso pipa y consiguió que Joe, el camarero simpatico, le regalara un osito de peluche. Se puso fina de sushi, fruta, chocolate!! Cuando acabo el partido nos regalaron unas bufandas chulísimas del New York City. Y ademas, el camarero nos regalo la manta que usamos para salir al palco, para que taparamos a Lilah, ya que era tarde y hacia frío. Estuvimos un rato por los alrededores del campo y encontramos la puerta por donde salían los jugadores y estuvimos un rato esperando, pero al final era muy tarde y Lilah estaba cansada, asi que nos fuimos para casa. Confieso que me hubiera encantado rematar la jornada con una fotito con Villa o Pirlo...pero, lo dejaremos para la próxima!!

Lilah disfrutando de las vistas del palco en la media parte.


Bueno, pues un deseo cumplido. Me quedo con muy buen sabor de boca, contenta de ir viviendo nuevas experiencias y poderlas compartir  con vosotr@s al otro lado del charco...


Hasta pronto!

viernes, 1 de abril de 2016

Lloro todos los días.

Hoy me ha escrito una clienta de la época en que trabajé en Barcelona para felicitarme por el embarazo y enviarme saludos. Y me he emocionado. Es bonito cuando te das cuenta de que sigues en un huequito del corazón de algunas de las personas que te has ido encontrando por el camino...

 Hace unos meses publique una foto en Instagram con una cita que hablaba sobre llorar:
"Llorar no es de débiles; nacimos llorando porque llorar es coger aire, sacar lo que nos duele y seguir adelante"

Me he dado cuenta que últimamente lloro casi cada dia. Y me ha pillado así como de sorpresa. Yo siempre he sido muy "llorona" o así se me ha calificado muchas veces, pero eso cambio hace unos años, llego un momento en que crecí, fui madurando y asimilando las cosas de una manera diferente. Comencé a meditar y mi capacidad de reacción a las cosas cambio por completo, progresivamente pase a tener una reacción excesivamente emotiva en algunas conversaciones o situaciones a tener la capacidad de encontrar ese momento entre acción-reacción para pararme, pensar y responder conscientemente a lo que estaba ocurriendo. Esto ha hecho que, aunque en los últimos años he tenido situaciones en la vida, digamos extremas...tanto positivas como negativas, he reaccionado de una manera diferente a lo que se hubiera esperado de mi o lo que hubiera sido en mis años de adolescencia.

Pero ahora mismo todo es diferente. Las hormonas han invadido mi cuerpo. Mi embarazo ya esta casi en su séptimo mes y tengo las emociones a flor de piel. Lloro prácticamente cada día. Al principio me preocupó. Tenemos el concepto de que llorar es de débiles y eso nos tiene (o nos ha tenido) reprimidos tanto a hombres como mujeres durante mucho tiempo. Pero ahora me estoy haciendo a la idea y he aprendido a disfrutar de cada lagrima. Porque cada vez que lloro es la explosion de un sentimiento, que es tan grande que ya no cabe mas dentro de mi, así que le doy espacio para salir, expresarse y lo acompaño. A veces es alegría, otras es rabia, tristeza, agradecimiento o ternura...sea lo que sea, no lo juzgo, no lo analizo, lo dejo salir y le doy su momento, su espacio, lo comparto si puedo y me siento agradecida por de haber sido capaz de expresarlo.

Lloré de amor cuando me dijeron que mi bebe era niño, dos pedazo de lagrimas me cayeron por las mejillas mientras no podia ni cerrar la boca de la sonrisa que se me puso.

Llore de pena el día que abrí el ordenador una mañana  y me encontré las noticias del atentado de Bruselas.

Lloro de alegría cuando me llega una foto de la primera eco del bebe de mi mejor amiga.

Lloro de miedo cuando algunas noche me doy cuenta de que estoy muy cansada y que todavía me quedan unos meses para que lleguen los refuerzos a la ciudad.

Lloro de agradecimiento cuando le cuento esto a una amiga y me dice que soy una valiente.

Lloro de rabia cuando la lenta burocracia amenaza con poner en peligro mi integridad física.

Lloro de impotencia cuando la casa esta llena de trastos y yo ya no quiero ni agacharme.

Lloro de ternura cuando me hago la dormida por las mañanas y Lilah me sube la camiseta, se me abraza a la barriga y le da besos a su hermanito.

Lloro de la risa cuando Lilah se disfraza y me hace la coreo de Frozen enterita.

Y lloro de pura pasión cuando consigo tener un momento de intimidad con mi compañero de batallas.

Soy consciente (hablo de mi experiencia) que el proceso de embarazo de una mujer es unos de los momentos en que mas pura se encuentra su fisiología, y si no lo esta, entra en un proceso de desintoxicación que es muy fácil de identificar. Si una esta atenta y lee lo que su cuerpo le pide, el embarazo puede ser uno de los momentos en la vida de una mujer, de máxima conexión contigo misma.

En fin, que mi vida se ha convertido en una montaña rusa de emociones y yo solo hago que comprar mas y mas tickets. Y es que no me queda otra, vivir al máximo estas emociones, disfrutarlas y darle un lugar especial en nuestras memoria. Porque al final es lo unico que tenemos, lo unico que es nuestro de verdad, y por eso debemos honrarlo y no dejar que nos las manipulen ni intoxiquen, mantenerlas lo mas puras posible. Llorar cuando queremos llorar y reir cuando queremos reir.

Tan solo espero que la vida me permita seguir llorando cuando lo necesite, porque esto significara que sigo teniendo emociones, que las puedo sentir y que estoy aqui para vivirlas.

Laura.


miércoles, 27 de enero de 2016

Criando & Creando

Desde principios de noviembre, cuando escribí el último post, han surgido muchas ideas nuevas, proyectos interesantes y noticias frescas...

La primera de todas y la más importante a nivel familiar es que el próximo verano seremos uno más en la familia. Si! Estoy embarazada de nuevo! Tengo que confesar que todavía no me lo creo y que las primeras semanas me venían pensamientos a la cabeza como...con lo que me ha costado perder los 8 kilos que me sobraban!! Lo que me hacia sentir un poco mal por el pobre garbancito que estaba en mi barriga. Ademas pensaba que cuando le dieramos la noticia a familiares y amigos nos iban a decir que estabamos locos...más que nada por estar aqui en NY...y eso. Pero, a pesar de las angustias, las vueltas que le doy a mi cabeza, el olfato súper desarrollado, la danza de las hormonas y unas facturas desorbitadas ( ya os hablare de esto último)...en el momento en que vuelves a escuchar un corazoncito tan pequeño y tan vivo latiendo dentro de ti, se para el mundo! En estos momentos ya estoy de 18 semanas ( 4 meses y medio), la barrigota va creciendo, a las vez estoy súper feliz de volver a ser mamá y también soy más consciente de que si, un poco locos si que estamos!

Pero hasta ahora todo los controles están saliendo muy bien, pronto nos dirán el sexo del bebé, los abuelos ya están organizando los vuelos para verano...en fin que estamos todos muy contentos y deseando verle la carita a la nueva incorporación de los Sánchez Tévar!!




Y la segunda súper noticia es de caracter digamos profesional; definamos profesional como: dedicar tu tiempo a una actividad que tenga una repercusión en la sociedad ( se traduzca o no en ingreso economico) ok, la podriamos llamar asi... o proyecto personal!! El caso es que ya casi lo siento tambien como un nuevo hijito! Un proyecto tan joven y ya tiene un huequito en mi corazón. Os explico un poco la historia...

En mi última visita a Fairfield (Iowa) y después de una larga conversación con mi amiga Danielle( os hablé de ella aqui) sobre nosotras, nuestras familias, nuestra manera de ver y hacer las cosas, estando "aqui"( USA) y siendo de "alli"( Europa)... nos surgió la idea de que tal vez todo esto le podría interesar a alguien mas que a nosotras dos. Despues de varias reuniones en Gojindy, su Craft Cafe, le fuimos dando forma a nuestras ideas, buscamos nombres, conceptos, consejos y cada conversación nueva se convertía en un posible post.

Somos Mujeres
Somos Madres
Somos Creativas
Somos Europeas

y vivimos en Estados Unidos! 

Creemos en el amor, en la familia, en las tradiciones, en la fuerza que tienen las mujeres, en la cultura y el conocimiento y nos dimos cuenta que tenemos mucho que compartir, por lo que quisimos crear una comunidad donde todas esas mujeres (y hombres) en nuestra misma situación pudieran también colaborar y compartir su experiencia.

Por eso nos hemos convertido en un equipo, nos hemos puesto a trabajar durante unos meses y planeamos lanzar el blog a principios de Febrero

El proyecto se llama Vlinders & Mariposas, despues de muchos dias pensando, buscando conceptos adecuados para lo que queriamos expresar, nos llegó la palabra butterfly ( Mariposa) y lo que representa para nosotras, cambio, transformación, movimiento, belleza. Y lo traducimos a nuestras lenguas maternas: Vlinders en holandés y Mariposas en español.

En el blog hablamos de nuestras vidas fuera de Europa, cómo nos sentimos siendo parte de una sociedad diferente y en nuestro caso muy diversa, cómo adaptamos nuestra cultura en nuestra vida diaria a través de nuestras costumbres y comidas, juegos y canciones.

En la web tendremos diferentes secciones: Crafts, recetas, belleza y forma de vida.

Danielle explica muy claramente en estas lineas qué es lo que queremos transmitir con este nuevo proyecto...

Imagina que das un gran paso en tu vida en el que te alejas de tu pueblo, de tu país, de tu continente, hacia una nueva vida lejos de tus amigos, tu familia, tus tradiciones, tu idioma y de otras tantas cosas a las que llevabas unida mucho tiempo.Cómo mantener el contacto con las cosas que son familiares para ti como la comida, tus costumbres, juegos, celebraciones y las reuniones con los tuyos...Laura Tevar y Danielle Wallace han hecho todo eso!! Unete a nuestro viaje, a las situaciones divertidas (y algunas veces no tan divertidas) que estamos experimentando al vivir en un país extranjero junto a nuestros marido e hijos.


Esperamos que os guste y lo disfruteis! y si conoceis a alguien que pueda serle útil o que quiera colaborar con nosotras no dudeis en darle nuestro contacto: Vlindersmariposas@gmail.com

Muchas gracias y a seguir creando!

PD: Si te gusta...Dale al like de nuestra página de Facebook Vlinders & Mariposas y pronto te avisaremos de la fecha de lanzamiento del blog.